Contenido principal

Twitter icon
Facebook icon

San Jerónimo del Sauce , un pueblo con historia

01/08/2017

 Originalmente fue una colonia indígena abipona, sucesora de San jerónimo del Rey, ubicada en la zona de Reconquista.

Esta había sido dispersada en 1818 a consecuencia de un ataqué mocoví.

Por ello, ese año se despobló San Jerónimo del Rey y sus habitantes pasaron a Santa Lucía (Corrientes), con sus caciques José Benavídez , Francisco Sira y otros.

Tras varías depredaciones, estos indígenas llegaron a concertar un tratado de paz con Corrientes, dirigiendo sus miradas a las provincias de Entre Ríos y Santa Fe a las que amenazaban atacar en 1824.

En el año 1825 se ordenó construir un templo católico que hoy es Monumento Histórico Nacional.

La fundación data de 1825. La Comuna fue creada el 21 de marzo de 1887 y celebra sus fiestas patronales el 30 de septiembre.

Su superficie abarca 180 kilómetros cuadrados y según el último censo (2010) cuenta con 947 habitantes.

San jerónimo del Sauce está situado sobre la autovía 19, a 45 kilómetros de la ciudad de Santa Fe.

En la publicación “allá lejos…mi pueblo” se destaca que “en tiempos de la colonia lo primero que se demarcaba en la fundación de un pueblo era su plaza de armas, y en su entorno se construían las edificaciones públicas y las casas de las personalidades más importantes que acompañaban a cada expedición.

San jerónimo del Sauce conserva ese dibujo de un tiempo colonial y su edificación más representativa es su Iglesia San Jerónimo, frente al vértice sur-oeste de su plaza central.

Algunos historiadores, refiriéndose a un hecho sobresaliente en la historia de San Jerónimo del Sauce, citan que “para finales de la década de 1850 se inicia la colonización europea y se instalan las colonias de suizos y alemanes de San Jerónimo Norte y de San Carlos, cercanas a San Jerónimo del Sauce.

Estos colonos portaban sus propias armas y formaban su propia milicia de defensa y no apreciaban la presencia del poblado indígena a quienes atribuían robos de ganado y otras felonías y no lo valoraban como un baluarte más en la defensa contra los indios del norte.

En 1869 un incidente de carácter policial, el secuestro y homicidio de una niña de la Colonia de San Carlos, motivó la formación de una partida que concurrió al Sauce, convencidos sus miembros de que los indios eran culpables del crimen.

A la sazón los hombres se encontraban cazando en otra zona y sólo había mujeres en la comunidad, los niños y su viejo comandante, el teniente coronel Nicolás Denis.

Todos se refugiaron en la Iglesia, Denis invocando su carácter de jefe militar salió a parlamentar con los agresores, pero estos lo balearon, así como a una mujer que acudió en su ayuda.

A posteriori se demostró que la autoría del asesinato de la niña era completamente ajena a los habitantes del Sauce. Los miembros de la partida de linchamiento sufrieron una persecución policial y su jefe se suicidó al ser rodeado por la policía”.

Los sauceros (gentilicio que define a los habitantes de este medio), sabe a ciencia cierta que la historia, en el contexto general de la Provincia de Santa Fe, les guarda un destacado lugar, con sano orgullo bien ganado.

 

/sites/default/files/san_jeronimo_1.jpg